3. ¿Existen las mujeres con pene?

Cuando se menciona la palabra “transexual” o “transgénero”, la mayoría de la gente piensa en una persona que sufre disforia de género y que por esa circunstancia, siente la necesidad de transicionar socialmente hacia el sexo opuesto a su sexo natal, lo cual incluirá tratamiento hormonal y, más adelante, cirugía de reasignación de sexo. Esta experiencia vital suele ser referida como “haber nacido en el cuerpo equivocado”.

Sin embargo, bajo la denominación de “transgénero” se encuentran una gran diversidad de situaciones, no siendo las personas disfóricas las más numerosas. Se estima que sólo un 25% de las personas transgénero se decidirán a someterse a tratamiento médico/hormonal.

Entonces, ¿cómo es que se consideran “transgénero” si no se sienten a disgusto con su cuerpo? La respuesta está en que, según la doctrina de identidad de género, existe una identidad de género innata en cada persona, la cual es independiente del cuerpo. Y es la “identidad de género” lo que determina si somos hombres, mujeres, sin género, etc.

De esta manera, una persona que “se siente” mujer, automáticamente “es” mujer y por tanto, su cuerpo “es de mujer”, aunque esa persona sea un hombre. Es decir, según la doctrina de identidad de género, si esa persona “se siente” mujer, sus genitales son de mujer, aunque esos genitales sean pene y testículos. No es broma.


“#MiCuerpoTrans es bello. No nací en el cuerpo equivocado. Me niego a odiar mi cuerpo para encajar en las normas heteronormativas. No necesito cirugía genital para ser una mujer. Amo mis genitales. No tengo un cuerpo de hombre. Tengo cuerpo de mujer y no binario porque YO SOY una mujer trans no binaria”

En inglés, además de la contradicción en términos “female dick” o “ladydick“, encontramos neologismos como “shenis” o “pitoris” (mezcla entre “pene” y “clítoris”). La traducción formal más aproximada sería “pene femenino” (o “polla femenina”, en lenguaje vulgar), lo cual es un oxímoron.

El twittero dysphoria incarnate acosa al Dr. Ray Blanchard:
“Hey, Blanchard, chúpame la polla”
(Dado que se trata de una “polla femenina”, resulta cuanto menos curioso que nunca una mujer haya utilizado una expresión similar).

El siguiente video está grabado por el YouTuber “VarmitCoyote”. En el video manifiesta que se acaba de descubrir como “transmujer“, que se siente a gusto con su cuerpo y que no piensa transicionar en ningún sentido (hormonas, etc.). De qué manera se puede ser “trans” sin “transicionar” es un auténtico misterio.

La escritora Margaret Killjoy es otro ejemplo de este sentimiento transgénero que no necesita transicionar para sentirse “mujer.

Alex Drummond es uno de los transactivistas más destacados del Reino Unido, colaborador de la Asociación británica para la defensa del colectivo LGBT llamada Stonewall.

Alex Drummond
Chica Alex: un viaje personal hacia una identidad transgénero.

Danielle Tatiana Muscato, también transactivista destacado con más de 90.000 seguidores en Twitter, es otro ejemplo de varón-identificado-como-trans (TIM, en sus siglas en inglés) que no parece necesitar transicionar físicamente, aunque sí haya realizado cambios en su documentación, como se puede ver en su carnet de conducir (el apartado de “Sexo” tiene el valor “F” que corresponde a la inicial de Female: Mujer). Por qué decidió ni siquiera afeitarse para la foto de carnet tampoco ha sido aclarado.

Estereotipos sobre la feminidad aparte (maquillaje y moda), resulta muy difícil comprender la mentalidad de alguien que se considere mujer pero persista en mantener rasgos sexuales secundarios masculinos, como la barba. Las mujeres tenemos formas o corpulencia muy distintas según nuestra dieta, antecedentes familiares e incluso origen geográfico, pero algo común es la ausencia del vello facial, por ser un rasgo típicamente masculino

Pero esto no es todo. Hay otro detalle muy destacable, el cual comparten varios de los TIM relacionados en este post: su orientación sexual.


Como persona tras que fue asignada varón al nacer, me sentía mal
por sentirme atraído por mujeres. No me sentía válido y consideraba
que no era suficientemente “queer”. Pero entonces descubrí que era una
transmuj
er y pensé “¡Vaya, realmente eres bastante jodidamente
gay!”

No sé si VarmitCoyote o Danielle Muscato han manifestado su orientación sexual de forma pública, pero al igual que @TheAsh_ley_G en su twit, Margaret Killjoy y Alex Drummond han declarado públicamente su atracción por mujeres, lo que, en el ámbito del transactivismo extremo les convierte en “lesbianas”. Así como suena. Y no son ninguna rareza dentro de esta ideología.

Es decir, un varón de tendencia heterosexual (cromosomas XY + genitales masculinos [barba opcional] + atracción por mujeres), se convierte mágicamente en una “mujer homosexual” según la doctrina de identidad de género. Las consecuencias para las lesbianas no se han hecho esperar.


Otras lecturas de interés:


Página siguiente: 4. Colonización de la categoría “mujer”.